VIVIENDAS. Se trata de 400 familias que esperan concretar el sueño de la vivienda propia. El anteproyecto de loteo ya fue aprobado por la Dirección de Obras del municipio.

Bladimiro Matamala

Un total de 400 familias aspiran a la casa propia en Purranque como parte del proyecto habitacional La Colmena, que gestiona con dos comités la constructora y entidad patrocinante Bedecarratz, en colaboración con la municipalidad.

Hace unos días los vecinos tuvieron la oportunidad de conocer el modelo, así como la distribución del anteproyecto de loteo que fue aprobado por la Dirección de Obras. Y una segunda reunión se planea para este viernes 24, a las 18 horas, en el Teatro Municipal.

El proyecto La Colmena igual plantea la ruta de navegación por donde deberá encauzarse la futura expansión habitacional en Purranque.

“Estamos recién en la etapa de aprobación y falta harto para concretar este gran sueño. El proyecto tiene que ser evaluado por varios servicios, pero estamos contentos porque dimos el primer paso y eso es lo que importa”, reveló la presidenta del comité Alerces, Deyanira Soto, que junto a la secretaria María Francisca Trujillo son las líderes.

Larga espera

Seis años han esperado que avance la iniciativa, desde que el fallecido concejal Miguel Treimún los motivó a organizarse para optar a la vivienda.

“Primero trabajamos con una empresa cuya gestión no prosperó. Esa es la verdad. Y ahora creemos y confiamos en que la actual empresa Bedecarratz nos acompañará hasta el final. Sus directivos se han comprometido a construir viviendas de acuerdo a la realidad de cada familia. Los dos grupos están integrados por personas adultas mayores, solteras con o sin hijos. Todos tienen la necesidad absoluta de mejorar su calidad de vida”, agregó Deyanira Soto.

El loteo está ubicado a la salida de la ciudad de Purranque, transversal al camino Crucero, en la calle Tres Marías.

La otra agrupación adoptó el nombre de Comité San Miguel y es presidido por Ana González, familias que serían las primeras en ser consideradas en el plan.

Luego le corresponderá al Comité Alerces y más adelante a los que se están constituyendo.

“Esto que recién iniciamos se puede demorar seis meses o también dos años. Me refiero a los informes que deben acompañar los distintos servicios y luego estaríamos en condiciones de postular. Pero insisto, lo importante es que partimos”, añadió Deyanira Soto.

Plan regulador

“Entramos en una fase de mayor compromiso, porque este anteproyecto ya fue visado por nuestro Departamento de Obras y ahora se va al Serviu”, anunció el alcalde Héctor Barría, quien reafirmó que comenzaron a trabajar en el proyecto definitivo.

“Pretendemos construir 400 viviendas en un plazo de cinco años, por etapas. Esperamos de aquí a tres años tener más o menos las primeras cien viviendas listas en ese sector”, dio a conocer.

Con relación a lo que más complicó para que el plan habitacional fructificara con antelación, el alcalde sostuvo que fue la carencia de terreno en el radio urbano y que los pocos existentes tienen un alto costo. Lo anterior llevó a situar la mirada en el terreno de La Colmena, que es de Serviu, y fue destinado para la construcción de casas.

“Luego del desastre que dejó el terremoto de 2010, ahora se exige adoptar mayores resguardos y no generar construcciones que después se vengan al suelo fácilmente”, dijo.

En todo caso, la actualización del plan regulador, cuyo proceso está en marcha en Purranque y Corte Alto, dará certeza para quienes deseen invertir más adelante en la comuna.

“Hay terrenos dentro del plan regulador, pero recordemos que su vigencia es del año 1967. En conversaciones con algunos inversionistas inmobiliarios de las empresas eso le genera cierta inquietud”, explicó la autoridad.

Y ejemplificó que el actual plan consagra como zona industrial los terrenos que limitan con la actual línea férrea, lo que generaría muchos problemas a la hora de instalar una industria y por supuesto a los vecinos, ya que ese lugar está en el corazón de Purranque, sea por el alto tráfico y la eventual contaminación acústica medioambiental que eso podría generar.

“Tal vez por eso no se han generado mayores inversiones. Por tanto, estamos proyectando tres veces más áreas industriales, pero paralelas a la Ruta 5, que ha sido la determinación adoptada por otras ciudades como Puerto Montt y Osorno”, explicó Héctor Barría.

Consultado sobre la demanda que avizora en materia habitacional entre los purranquinos, señaló que son varias las expectativas.

“Desde el punto de vista social de subsidios sin dividendo podríamos llegar fácil a las 700 personas organizadas, pero también queremos apuntar al tener el nuevo plano regulador, que las empresas inviertan en sectores emergentes, como familias jóvenes o personas que puedan pagar un dividendo.

http://www.australosorno.cl/impresa/2018/08/22/full/cuerpo-principal/7/